5 consejos sobre los ‘cheat meal’ para conservar la dieta

Cheat meal

Los cheat meal o comida trampa, son los días en los que tenemos una comida libre de la dieta. Como por ejemplo puede ser comer una pizza, o cualquier otro alimento que nos apetezca. ¿Qué sucede? Que por regla general, nos atacan los remordimientos al incluir la comida trampa en nuestra dieta, por miedo a perder toooodo el progreso conseguido en la semana. Demasiado sufrimiento para perder todo el progreso en una sola comida, ¿no?

Efectivamente, si pensamos que arruinará todo nuestro progreso, nos veremos tentados a pensar que las comidas trampa sólo son para los débiles y para la gente que no está dispuesta 100% a progresar. Pero, sin embargo, estas cheat meal suelen tener el efecto contrario.

¿Quieres saber cómo aplicar los cheat meal en nuestra dieta para conseguir perder grasa? Entonces, ¡sigue leyendo!

1.-Introduce una vez a la semana una comida libre

Los sábados, por ejemplo, son un buen día para introducir una comida trampa. Porque podremos salir los sábados sin tener que cohibirnos, o salir habiendo cenado ya en casa. Por ello, os recomendamos que los cheat meal los introduzcáis el sábado. Con un día a la semana sobra, tampoco os paséis y hagáis la mitad de la semana comidas trampa, porque entonces sí perderéis el progreso. Por si quieres saberlo, aquí tienes las kcal de tus alimentos favoritos.

2.-No te martirices: NO te estás saltando la dieta 

Es importante que utilicéis este día trampa para disfrutar de la comida. Para comer con ganas aquello que tanto nos apetece. Es un momento de desconexión con la dieta, no lo pienses y haz este tipo de cheat meal sin preocuparte en absoluto por las kcal de más que te estás atizando. Y recuérdalo, porque es importante, no te estás saltando la dieta. Estos días son un día de dieta también. Y nos van a venir muy pero que muy bien.

3.-Los cheat meal te ayudan a seguir con la motivación alta

La psicología es muy importante a la hora de conseguir todos nuestros objetivos. Pero en el tema de la dieta, lo es mucho más. Tener una comida libre a la semana hará que nos cueste menos controlarnos durante el resto de la semana. Esto os lo contamos por experiencia. Supongo que os habrá pasado: estás a dieta ya varias semanas y ves un anuncio en la tele, una hamburgesa o una pizza, que despiertan tu apetito hasta un límite que no conocías. Y acabas cayendo. Comes o cenas en ese restaurante fast food y renuncias a la dieta. Tú no estás hecho para dietas. Te dices.

Sin embargo, si tenemos un día de comida libre a la semana, cuando tengamos antojo de nuestros alimentos favoritos grasientos e hipercalóricos, siempre motiva saber que el sábado puedes comer eso que tanto se te está antojando en estos momentos. Y podrás respetar la dieta durante los días que resten. Por ejemplo, si tienes ese antojo un miércoles por la tarde (por ejemplo), no te será muy difícil aguantar hasta el sábado para atiborrarte con ese menú que tanto esperas.

4.-Utiliza estos días trampa cuando entrenes a mucha intensidad

Los cheat meal vendrán bien cuando entrenes a mucha intensidad, porque esas kcal de más ayudarán a nuestro cuerpo a recuperarse mejor. No importa que sea entrenamiento con pesas, HIIT, o un día duro de cardio. Pero ya que vamos a hacer una comida trampa, que mejor que aprovechar para darle un empujón energético al cuerpo y que pueda recuperarse mejor.

Creemos que la dieta no debe consistir en comer poco y ya está, si no más bien en comer de forma inteligente. Por esto, si podemos entrenar duro el día que vayamos a realizar esta comida libre, estaremos haciendo las cosas muy bien.

5.-Si vas a comer mucho, compensa

Si en vez de cheat meal va a acabar siendo cheat day, porque tienes una boda, porque es tu cumpleaños, o por cualquier motivo y ese día te vas a dar un atracón a comida y bebida, no te preocupes. Compensa las kcal de más que has comido en este evento o en este día restringiendo las kcal del resto de la semana un poquito más, para seguir progresando.

Es decir, si nos pasamos muuucho el sábado, el domingo restringimos las kcal bien, eliminando grasas (por ejemplo, aceite de oliva), restringiendo o eliminando también los hidratos de carbono (pan, arroz…) y comiendo fundamentalmente proteína de carne magra (pollo, merluza…). De esta forma estarás consumiendo pocas kcal pero las proteínas ayudarán a conservar el músculo y que no se produzca el temido catabolismo.

 

Y hasta aquí el post de hoy. Esperamos que lo hayáis disfrutado. Un saludo

¿Vosotros habéis incluido la comida trampa en vuestra dieta?  Decídnoslo abajo en los comentarios 👇

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *